Más de 68 mil personas del Caribe Norte nicaragüense contarán con albergues y centros comunitarios con el apoyo del BCIE

 

  • Cinco centros comunitarios, cuatro albergues y dos subsedes de salud fueron construidos como parte del Programa de Infraestructura y Acompañamiento Social en la Costa Caribe Norte nicaragüense.

A cuatro años de la ejecución del Programa de Infraestructura y Acompañamiento Social en la Costa Caribe Norte nicaragüense, financiado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) se prevé que finalice en los primeros meses del 2023 en beneficio de 68,177 habitantes de comunidades indígenas y afrodescendiente del municipio de Bilwi, en Puerto Cabezas.

“Este Programa es de gran importancia para zonas vulnerables ante efectos climáticos en Nicaragua. Esto quedó evidenciado ante el reciente paso del huracán Julia, ya que las comunicades se evacuaron a estos centros, al igual que en el 2020 con los huracanes Iota y Eta. Estas obras nos permiten generar capacidades sociales efectivas que se traducen finalmente en mejorar el bienestar y la calidad de vida de los habitantes de la región”, expresó el presidente ejecutivo del BCIE, Dr. Dante Mossi.

Los cinco centros comunitarios, cuatro albergues y dos subsedes de salud fueron construidos con materiales de alta calidad como mampostería confinada, sistemas de zapatas aisladas, sujetadores de techo adecuados para el soporte de vientos huracanados con una vida útil promedio de 80 años. A lo largo del desarrollo de estas inversiones sociales se contempla además el cumplimiento de salvaguardas ambientales y sociales garantizando la resiliencia de la comunidad a través de servicios de salud, refugio y albergue, en el marco del respeto de la multiculturalidad, cosmovisión, idioma y religión de la población, así como las características ambientales del territorio, por ubicarse en su mayoría dentro de la Reserva Biológica Cayos Misquitos .

“Han sido dos experiencias exitosas y relevantes, porque las familias de estas comunidades se sintieron seguras y no se requirió de evacuación fuera de las comunidades con el paso de los huracanes, situación que generalmente ocurría cuando se presentaban estos fenómenos naturales, lo que hacía la experiencia aún más traumática por el abandono de sus hogares y pertenencias a distancias mayores”, indicó el oficial jefe país del BCIE en Nicaragua, Carlos De Castilla.

Los albergues, con capacidad de hasta 600 personas, fueron habilitados con sistemas de recolección, almacenamiento, tratamiento y disposición de agua durante las emergencias, así como de un sistema generador de energía eléctrica.

En los casos de las subsedes de salud cuentan con todo el equipamiento médico y mobiliario que permita el funcionamiento óptimo para la atención integral de pacientes, permitiendo realizar cirugías menores y partos, situaciones que antes no podían ser atendidas localmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *